Sunday, February 13, 2011

Prólogo.

-Mi madre se llamaba Elena, como Elena de Troya...

Decían que no había vivido doncella junto a ella que la superase en belleza y gracia. Ahora ya no era tan joven, pero seguía guardando aquellas muestras de gentileza, y no había dejado de ser hermosa. 
Las mañanas de los domingos, los jóvenes de la Polis se arremolinaban a su alrededor a escuchar sus historias, pues su voz era cantarina y armónica, también.

-Y lo cierto es... -llegado a este punto sonreía, perdiendose en su propia broma- que su madre había nacido en Troya. Pero ella era  espartana, hija del Rey de Esparta, quién la entregó en matrimonio al desterrado Señor de Chrysò durante la Guerra de los Principes, prometiendole sus lanzas y espadas en la lucha para recuperar su ciudad. Así pues, mi padre fue, Ghaldok Lestarat...



No comments:

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.